Etiquetas

, , , , , ,

Como decía un letrerito que leí una vez en la universidad, “esto es una protesta de uno”. El letrero se manifestaba en crítica a cierto problema que se presentó en aquel tiempo, que ya ni recuerdo cuál era.

Bueno, esto no se trata de una protesta, se trata algo así como de un grito desesperado (así como éste), y al igual que el protestante solitario, me es difícil encontrar con quien compartir aquello que me preocupa, me interesa y me aficiona.

No me refiero en este caso a la interacción en el mundo digital: aquí tengo muchos amigos y mucha gente con la que tengo afinidades, con la que puedo discutir y construir. Me refiero al mundo real, en el cual, si bien tengo muchos amigos y conocidos, con pocos comparto ciertas aficiones, o incluso hay algunas aficiones de las que no tengo con quien hablar.

Foto tomada por Augusto Ilian del Rio Cali, la...
Image via Wikipedia

Una de mis pasiones actuales es la Internet. Desde que comenzamos con Cosmocápsula me he integrado mucho al universo web, ha crecido mi dedicación a la escritura y me he interesado por el manejo de páginas web y por cómo funciona la red en tanto que sociedad digital: derechos, tendencias, conflictos, luchas, educación, cultura libre, etc. Estas cuestiones sólo podía discutirlas a través de la red, hasta que hace relativamente poco (unos tres o cuatro meses), me contacté con un grupo de la  ciudad de Cali llamado Calinuxeros, específicamente con @maomaq, quien me acercó asímismo a otro grupo de aficionados a internet, el DELMCali. Tanto Calinuxeros como en el DELMCali, son grupos en el mundo real no sólo para compartir y discutir sino también para construir cultura puesto que ambos desarrollan actividades orientadas a la ciudad. Esto me resulta muy gratificante, pues sé que por ese lado puedo deliberar al tiempo que puedo aportar, así sea poquito, en el desarrollo de eventos y actividades con miras a la construcción de cultura digital.

Mi otra pasión es la de la ciencia ficción. En este caso, la posibilidad de diálogo en el mundo real es mínima. Tengo conversaciones casuales con el escritor caleño Diego Darío López Mera, quien es un gran promotor cultural en el campo de la CF. Sin embargo, a diferencia del movimiento sobre internet, en la ciencia ficción no existe tal organización ni agrupamiento de individuos en la ciudad. Dicho de otro modo, no existe un colectivo, un equipo donde todos los miembros trabajen coordinados y en conjunto para cosmocápsulapromover la ciencia ficción. Se trata aquí de que me ha resultado muy difícil encontrar personas que compartan estos gustos. ¿A cuántas personas les apasiona la CF en Cali? a muy pocas, al parecer. Y de esas pocas, supongo que una pequeña porción estará en disposición de participar activamente en su difusión, es decir, como creadores y organizadores y no sólo como público. Establecer una red de contactos con estas personas se podría equiparar a la frase cliché de “encontrar una aguja en un pajar”, pero que se puede se puede, y lo he ido logrando de a poquitos.

Todavía falta mucho por lograr y mientras tanto me toca hablar conmigo mismo o aburrir a mis amigos con cuestiones que, del desespero, hago recurrentes hasta el punto de volverme monotemático. Nunca me imaginé encontrarme en tal necesidad de interlocución, se siente uno como aislado; está uno, de cierta forma, aislado.

Reblog this post [with Zemanta]
Anuncios