Etiquetas

, , , , ,

Antes que el olor del papel, el amarillo de las hojas, el correr de las palabras, la piquiña en los dedos por los hongos de los libros viejos, las páginas que se rasgan accidentalmente, las que cortan a propósito, las arrugadas por la lluvia, los dedos resecos y que se resecan más por esa pulpa vegetal, la luz de la lámpara que se refleja en la página , encandila y no deja ver.

Antes que las palabras que surgen por el carbón, por la tinta, por la inspiración depresiva del licor, de la rabia porque nada fluye, los escritos a medias, los completos pero pésimos, los pseudo poemas de frases cortas, los dedos en las teclas del computador, escribir los textos en la mente,  olvidarlos antes de pasarlos al papel, luchar con el tiempo para darles existencia, mandar al carajo la correcta puntuación, burlarme de la coherencia.

La guitarra.

La voz desafinada y el desgarre en la garganta. El sabor a sangre por las cuerdas vocales lastimadas.

Los dedos sobre las cuerdasGuitarra

antes que la sangre sobre el papel

!La música antes que cualquier libro!

El acero, el cobre y el nailon en las manos, hasta que el dolor muerda. Y buscarlo de nuevo una vez se haya ido.

Claro, por encima de todo eso está el pan con café con leche, caminar sobre el verde hacia los árboles, entre los árboles; las ardillas comiéndose una fruta, enguantarse las manos con el néctar de un mango, huir del ganso que te persigue en la orilla del lago, fingir esconder el moretón del beso en el cuello.


ganso enojado

David Pérez Marulanda

Diciembre de 2009

|

[Fotografía de los gansos enojados de Brett Morrison]

Anuncios