[Este post lo puse en mi otro blog www.astilleroespacial.blogsome.com]

 

Sheldon, Baynes, Newmann. ¿Alguno de estos apellidos se le hace conocido? Los tres corresponden a personajes de distintas novelas de ciencia ficción que se encuentran entre las más reconocidas. El primero es de Fundación de Isaac Asimov, el segundo de El hombre del Castillo de Phillip Dick y el tercero de 2001 una Odisea Espacial. ¿Y qué hay con eso? Bueno, que durante casi todo el tiempo que llevo leyendo ciencia ficción los apellidos nunca me han sonado familiares. Todos ellos corresponden a personajes cuya lengua es en todos los casos el inglés. Como es conocido, la ciencia ficción es un género predominantemente anglosajón y quienes nos iniciamos en su lectura muy probablemente lo hicimos a través de traducciones de cuentos y novelas. Para mí era lo más normal o hasta me era indiferente que no fuesen originales del español, las disfrutaba, y las disfruto aún, muchísimo. Leyendo una vez una parodia de matrix que aparece en http://www.ciencia-ficcion.com (ver) Titulada Matrix en gaditano me encontré que el narrador decía algo así como que el malo se llamaba Esmí  (onomatopeya de Smith) y que su nombre no había sido traducido al español porque en español sería Gómez y ése no es un apellido de malo.

Esto clavaba una espinita en mis intenciones de escribir ciencia ficción, cosa que apenas empiezo a hacer. Desde antes de querer escribir este tipo de literatura nunca me fijé en la escrita originalmente en español. El mercado y mis estantes de libros están repletos de de traducciones y de trabajos en inglés. Pero yo no quería escribir en inglés, quería hacerlo en español, porque pienso que uno nunca puede expresar mejor lo que siente y piensa que en su lengua materna, sobre todo lo que siente. (Anoto también que, como estudiante de lenguas sé que hay cosas intraducibles y que en su traspaso a otra lengua pierden mucha de la magia que el autor transmite originalmente.) Me di cuenta entonces de lo importante que era conocer los escritos que se realizaban en castellano, especialmente en mi país y en Latinoamérica, porque en ellos podría encontrar cosas nuevas, diferentes y muy interesantes. Gracias a nuestros contextos socioculturales, nuestra visión del universo difiere en muchos puntos de los norteamericanos y los británicos. Se suma mi constante crítica al grueso de la sociedad colombiana que tiene tendencia a consumir todo lo que venga del norte y aquello que le es propio le parece poco interesante y sin valor. No hay en la mayoría de los colombianos un reconocimiento de su inmensa riqueza cultural.

Volviendo al caso, con la ayuda de internet ubiqué un artículo en wikipedia sobre ciencia ficción colombiana (ver) donde se habla sobre los pocos autores reconocidos que existen (o existieron) en el país y que en Colombia la CF. carece de una masa importante de seguidores. Encontré más adelante otro artículo (ver), con comentarios similares. Ah!, y también decía que no había publicaciones especializadas en el género. Todo esto me afligió un poco. Quise consultar títulos de estos autores en la biblioteca de mi universidad y en la Biblioteca Departamental, siendo esta última la principal en Cali. El resultado: nada. Al parecer no hay libros en estas bibliotecas, tendré que buscar más detenida y constantemente en el futuro, y en otras bibliotecas. ¿Y las librerías? Bueno, el factor económico está generalmente en mi contra y, de todos modos, espero encontrar cosas más interesantes y colecciones más completas en una biblioteca.

De regreso al internet. De los países hispanohablantes más presentes en el género al parecer está España en primer lugar, seguido de Argentina y Chile en el segundo, y aún no encuentro un tercero, aún cuando encontré sitios venezolanos, peruanos y más recientemente, uno boliviano. ¿Y Colombia? Tropecé por suerte con una página del escritor Antonio Mora Vélez (ver) y… Los foros en internet son una maravilla, gracias a uno de ellos hallé varios grupos en facebook y de aquí, uno que otro blog, además de información sobre el recién acontecido encuentro Fractal (ver), en Medellín.

La ciencia ficción en Colombia sí existe pero se mantiene  aún en una escena underground. Con el encuentro Fractal se evidencia un fortalecimiento C.F. en la literatura y demás  manifestaciones en el país. Ahora, felizmente, encuentro estos espacios y me sumo al esfuerzo por hacer más grande la ciencia ficción. Sé que va a ser difícil, por eso el título de este texto, escribir sobre ciencia ficción en Colombia, con tan pocas fuentes para consultar. En un caso así, la labor se inclina hacia crear esas fuentes. Este blog es mi aporte inicial, tengo más y más grandes aportes en mente, pero por algo hay que comenzar, que es aquí y ahora. Por supuesto, no me limitaré solo al ámbito nacional aunque será lo más importante en este espacio, también haré lo posible por ir más allá, a través de otros países y otras lenguas ya que siempre hay elementos en común sin importar las diferencias, por superficiales o profundas que sean. Quisiera también publicar cosas que considere importantes y que pueden servir como elementos de reflexión, discusión y hasta entretenimiento, así su relación con la CF. no sea evidente y directa.

No me alargo más. Bienvenidas y bienvenidos a astillero espacial, un sitio más para la construcción y creación de la ciencia ficción y, ¿por qué no? del pensamiento y la reflexión. Ya nos estaremos encontrando.

Anuncios